martes, 17 de mayo de 2011

Movilización ciudadana

Estamos asistiendo en lo que llevamos de 2011 a movilizaciones ciudadanas difíciles de calibrar aún. Las protestas populares en países musulmanes acabaron con los regímenes autoritarios de Túnez y Egipto, traen en jaque a los de Libia -sumida en una guerra civil con intervención de la OTAN-, Siria o Yemen y no han pasado desapercibidas en los demás (véase en el especial sobre las revueltas en los países árabes de lainformacion.com).


En los países occidentales, en el contexto de una profunda crisis que va más allá de la economía, muchos ciudadanos claman contra las injusticias de una democracia más aparente que real. La plataforma Democracia Real, ya, con solo tres meses de vida, ha conseguido -cuando menos- llamar la atención de todos en plena campaña electoral, bajo el lema "No somos mercancía en mano de políticos y banqueros".  Si la mecha de los países islámicos se prendió en Túnez, en los occidentales ha sido en Islandia, cuyo pueblo primero rechazó en referéndum asumir el saneamiento de su sistema bancario y posteriormente hizo dimitir al gobierno (véase Islandia, la isla de la revolución en XL Semanal)

En estas movilizaciones ciudadanas no puede pasarse por alto el papel que han desempeñado internet y las redes sociales. Pero también algunos intelectuales han reflexionado en voz alta sobre esta profunda crisis de valores. 
En ¡Indignaos!, Stéphane Hessel, con el bagaje que le proporciona su dilatada trayectoria vital, da un toque de atención para que plantemos cara a las injusticias actuales, dejemos de lado la indiferencia y emprendamos acciones ciudadanas ante amenazas que pueden parecer algo difusas, lo que no hace más que fortalecerlas (El grito de Hessel: ¡Indignaos!, emitido por Informe Semanal de rtve). Reacciona pretende dar una vuelta de tuerca más, pasar de la indignación a la acción. Coordinada por Rosa María Artal, recoge diez aportaciones de representantes de distintos ámbitos profesionales y generaciones, como José Luis Sampedro, Federico Mayor Zaragoza o Baltasar Garzón, entre otros. 

Pero, en plena campaña electoral para las elecciones municipales, con los políticos en una descarnada carrera a la búsqueda del voto, es casi obligada la referencia al Ensayo sobre la lucidez del tristemente desaparecido José Saramago; ¿qué sucedería si triunfase el voto en blanco en las elecciones? ¿no es una buena forma de demostrar nuestro desacuerdo?
Ya veremos qué sucede con estas protestas; espero que marquen distancia con las posturas violentas de grupos extremistas y antisistemas y que todos sepamos reaccionar
- Indignados, reportaje de Informe Semanal
"La peor actitud es la indiferencia" Stéphane Hessel